Manifiesto "Elegir la libertad contra la violencia y las discriminaciones"

Somos un grupo de jóvenes, mujeres y hombres, unidos por dos ideas fundamentales: el humanismo y la solidaridad.

En un mundo donde la vida de las personas vale cada vez menos, nosotros queremos hacerla nuestro punto de partida. Elegimos partir de las personas y no de las instituciones. Somos humanistas porque valoramos la vida y queremos transformarla y defenderla de la violencia cotidiana de los opresores (violencia que, lamentablemente, también se suele reproducir desde abajo). 

Empezamos por las aspiraciones de cada uno, por nuestros mejores anhelos de libertad y solidaridad. Queremos combatir la soledad que se nos impone en esta sociedad a través de los muros de las fronteras estatales, los muros mentales como el racismo y la misoginia, e interrogarnos sobre los muros virtuales, pero muy pesados, como las pantallas de los celulares que entorpecen nuestras relaciones y nos dan una falsa sensación de compañía.

Queremos aprender a vivir la amistad y el amor como fuentes de bien, sabiendo que dentro de nosotros mismos viven criterios superficiales, posesivos y patriarcales. ¿Seremos capaces de desafiarlos? Rechazamos el machismo, la homofobia, el bullying y la represión, y queremos ser personas que reaccionan y ayudan a otras a reaccionar ante estas injusticias. Queremos empezar una reflexión sobre una mejor convivencia posible entre los géneros, bajo la guía femenina, que vaya más allá de los cambios superficiales. 

Frente al terricidio en curso, pensamos que defender la humanidad va de la mano con repensar nuestra relación con la naturaleza para mejorarla, sin esperar ninguna concesión de los Estados ni de los empresarios, ambos responsables de la destrucción de la naturaleza. 

La solidaridad es indispensable para tejer relaciones en cualquier grupo humano. Lo es cuando los estudiantes se solidarizan con los trabajadores que luchan por su dignidad, o cuando vecinos hacen colectas para ayudar a quienes padecen inundaciones o tragedias de todo tipo. Se enfrenta a la desidia de empresarios y políticos que, instrumentalmente, buscan sacar beneficios de la desgracia ajena. Nosotros buscamos una solidaridad que no sea esporádica, solo para resistir los momentos difíciles. Somos solidarios y queremos estimular a otros para que también lo sean. Si la vivimos de esta manera, recíprocamente, puede ser un sentimiento y un principio de mejoramiento y de cambio.

A su vez, ser solidarios significa estar siempre del lado de los últimos y acompañar a quienes quieren ponerle un freno a la opresión. Significa apoyar a las mejores luchas, al mismo tiempo que buscamos una nueva manera de luchar. Una manera que conjugue nuestra búsqueda de felicidad, el desarrollo de nuestras vocaciones y personalidades, con el combate contra los poderes negativos y contra nuestras propias miserias. 

No queremos delegar nuestro protagonismo ni sacrificar nuestro presente por un futuro incierto. La vida no va a cambiar si no cambiamos nosotros mismos. Queremos aprender de las mejores revoluciones, rebeliones y personalidades del pasado y del presente. Queremos proyectar y luchar por un futuro mejor.

Pero, en primer lugar, queremos comprometernos juntos para vivir mejor desde ahora. 








14 de diciembre del 2019

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las "razas" no existen. Somos una común humanidad diferente (Es/Fr)

Unirse en la solidaridad antirracista

Carta de agradecimiento a nuestras/os amigas/os