Solidaridad en tiempos de cuarentena

En el contexto de hoy, es necesario estar alejados y tomar precauciones frente a un peligro real. ¿Esto significa que somos solo víctimas pasivas y debemos acatar sumisamente las directivas del gobierno? ¿O incluso ahora podemos poner a la obra nuestras mejores intenciones y ser protagonistas directos de nuestro cuidado y del de los demás? Distintas personas nos demuestran que promover y elegir el protagonismo y la solidaridad es posible y necesario también ahora.

Cuidémonos entre todos y estemos atentos a las derivas represivas

No seamos ingenuos. En las últimas semanas, se conocieron diferentes episodios de prepotencia policial y de la gendarmería contra jóvenes de los barrios más pobres. Sabemos que las principales herramientas del Estado son el miedo y la represión. Si lo que nos motiva es cuidarnos y estar bien, es aún más importante ser solidarios, estar unidos, y promover el cuidado recíproco. Rompamos con las actitudes buchonas y la desconfianza generalizada. Pongamos en práctica nuestra atención y empatía, preguntemos a los demás si necesitan ayuda. Si vemos una situación de prepotencia policial, quedémonos cerca y tratemos de involucrar a otras personas hasta que no haya más riesgo.

Seamos factor de unión entre nuestras/os vecinas/os y amigas/os

Estemos atentos a iniciativas solidarias que podamos dar a conocer o de las que participar activamente. La solidaridad puede ser un bien en sí mismo. Ofrezcamos nuestro apoyo y cercanía a quienes sufren violencia en sus casas, especialmente a las mujeres que quieran reaccionar frente a la violencia de género. Es cierto que podemos utilizar los medios tecnológicos para acercarnos a los demás, saber cómo estamos y comunicarnos, pero si los utilizamos con prudencia y discreción, sin olvidar su carácter alienante, que fácilmente nos lleva a la superficialidad en las relaciones y en el conocimiento mutuo. Acerquémonos a las personas de nuestro entorno y no nos perdamos en la inmensidad anónima de las redes sociales, que difunden el pánico y la desinformación a través de las fake news. Tampoco en el consumo voraz de videojuegos, series y películas, que tanto aprovechan y estimulan los grandes empresarios de la tecnología.

Frenemos el terricidio en curso

Hace tiempo que los jóvenes nos venimos movilizando y planteando esta exigencia. La irresponsabilidad de los humanos hacia la naturaleza agrava y profundiza las nuevas enfermedades y patologías que surgen. Es cada vez más urgente repensar una relación más armónica y, con humildad, los jóvenes podemos seguir siendo actores principales de esta reflexión, mientras denunciamos a los Estados y empresarios como principales responsables de la prepotencia hacia la naturaleza y hacia las personas.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las "razas" no existen. Somos una común humanidad diferente (Es/Fr)

Unirse en la solidaridad antirracista

Carta de agradecimiento a nuestras/os amigas/os