Carta de agradecimiento a nuestras/os amigas/os

Por la conclusión de la campaña solidaria antirracista de Espartaco

Queridas amigas y amigos,

Hace cuatro meses, cuando vimos que el coronavirus se extendía en el país, que la cuarentena continuaría por mucho tiempo, y que tantas de nuestras hermanas y hermanos inmigrantes se encontraban en una situación de emergencia (sin ingresos para mantenerse, ignoradas/os cuando no reprimidas/os por el Estado, olvidados cuando no discriminados por sectores de la sociedad), nosotros decidimos reaccionar.

Como corriente de jóvenes que recién empieza a dar sus primeros pasos, ha sido todo un desafío. Muchos de nosotros, hace un año, no nos imaginábamos impulsando una campaña solidaria, independiente y antirracista como la que, con el apoyo de todos ustedes, hemos llevado adelante: en cuatro meses, ayudamos a más de 1000 personas con los $500.000+ que recibimos de ustedes en donaciones. Por eso es que ahora, que hemos decidido dar fin a la campaña, queremos agradecerles muy sentidamente.

Han sido cuatro meses arduos, pero sumamente placenteros para nosotros. Meses de muchas llamadas telefónicas, de largas charlas y debates, video-reuniones, compras y distribuciones de mercadería, y algunos encuentros presenciales en los que hemos tratado de ser lo más cuidadosos posible.

Meses para empezar a encontrarnos con algunas de las tantas personas que, buscando una vida mejor y más digna, han venido de muy lejos y ahora viven en esta ciudad, aquí al lado nuestro, y que a menudo ignoramos. Para descubrir que, más allá de las diferencias lingüísticas y culturales, la lengua de la empatía, de los sentimientos, de la solidaridad, es una lengua que hablamos todos. Para sentir la emoción de reconocernos mutuamente como humanos, y para empezar a rehumanizarnos juntos, a medida que nos fuimos conociendo y discutiendo sobre esta idea de humanidad. Meses para verificar que hoy, la mejor manera de ser jóvenes humanistas y solidarios es ser también antirracistas, y para pensar en cómo esto puede seguir a futuro, más allá de la campaña…

En fin, meses de descubrir nuestra propia capacidad de activarnos por lo que consideramos justo, y de incentivar a otros a que se activen con nosotros. De reencuentro con ustedes, nuestros amigos y conocidos, que con su escucha, apoyo y generosidad, nos han hecho saber que la solidaridad, efectivamente, puede ser un bien tanto para quien la recibe como para quien la dona.

¡Muchas gracias!

 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las "razas" no existen. Somos una común humanidad diferente (Es/Fr)

Unirse en la solidaridad antirracista