Mejorar nuestra humanidad, mejorar la relación con la naturaleza

Somos la única especie que puede pensarse a sí misma y a la naturaleza, y esto abre un mundo de posibilidades. Una de ellas es la de interpretarnos como seres egoístas que luchan por sobrevivir e imponerse a los demás y que, en esa lucha, es indispensable depredar la naturaleza buscando beneficios rápidos para unos pocos. Lamentablemente, los Estados, los medios masivos y las empresas buscan convencernos (y en parte lo han logrado) de esa interpretación. Por lo tanto, lo máximo a lo que podríamos aspirar es a no destruir el planeta tan rápido o a cuidar nuestro propio territorio nacional, exportando la degradación del ambiente a otros países. ¿Es posible pensar y, por ende, actuar de manera diferente? ¿Podemos rastrear nuestras características más empáticas, nuestros incancelables gestos solidarios e imaginarnos una relación con la naturaleza guiada por el cuidado de la vida? Nosotras y nosotros creemos que sí, o que al menos vale la pena intentarlo y queremos hacerlo juntos.

El planeta Tierra está sumido en una terrible emergencia a causa del accionar bélico, patriarcal y propietario de los poderosos; por lo tanto, también lo está la humanidad. Empezar a hacer cuentas con esta emergencia nos exige un esfuerzo de pensamiento, de conciencia y de compromiso. Y esto requiere de nuestro protagonismo activo e independiente. Buscar esta perspectiva solo es posible por fuera de los Estados y sus instituciones, aun si es necesario luchar por algunas leyes. Combatir el terricidio va de la mano de denunciar la (i)lógica extractivista profundamente burguesa de las multinacionales y los Estados (liberales o populistas), que hoy se repropone bajo el paradigma del desarrollo sostenible, a través de sus discursos y fachadas eco-friendly. Tampoco creemos que las propuestas de “soberanía alimentaria” o las expectativas en una ampliación de la participación ciudadana puedan representar una alternativa puesto que se basan en la misma concepción decimonónica de la naturaleza, como recurso a explotar, pero con fines “nacionales”. Las exigencias de una relación más armónica y positiva con la naturaleza no tienen fronteras (¿acaso el cambio climático las tiene?) y requieren repensar las relaciones entre las personas. A su vez, ser protagonistas y no confiar en las trampas del sistema también significa empezar a tomar mayor conciencia sobre las consecuencias negativas, no solo de las factorías porcinas –fuentes de virus y bacterias– y del extractivismo, sino también de las tecnologías ligeras e internet, que contaminan gravemente el ambiente y, sobre todo, nuestras conciencias.

Nuestras aspiraciones no caben en las urnas ni pueden ser delegadas en ningún Estado, verdaderos responsables, junto con las empresas, del desastre actual. Estas pueden brotar y crecer a partir de nosotras y nosotros mismos, directamente y en primera persona, si elegimos unirnos buscando cambiar para mejor en común. Si elegimos ser personas mejores, más solidarias, más respetuosas de las mujeres –pioneras en el cuidado de la vida y su proyección–, de la infancia y los más oprimidos, menos prepotentes con las/os demás, vamos a poder pensar una relación mejor con las otras especies. Al mismo tiempo, reaccionar en defensa del medioambiente y buscar una relación más respetuosa con la naturaleza también puede ser una ocasión para empezar a cambiar las relaciones humanas en pos de una vida mejor para todas/os. Queremos que cada persona pueda habitar el planeta libremente. Por eso estamos al lado de los inmigrantes contra las fronteras estatales y con quienes luchan por “tierra para vivir” como las personas que fueron reprimidas en Guernica.

Nuestra Corriente de Jóvenes es un espacio de reflexión y de acción. No queremos proponerte discutir solo sobre el “¿qué hacemos?”, sino pensar juntas/os sobre estos temas poniendo en primer lugar las ideas de fondo y los valores que queremos empezar a compartir y estimular, valorizando el pensamiento de cada uno y en común, porque creemos que eso es fundamental para ser realmente protagonistas, para que nuestra unión sea más genuina y sólida, para activarnos y posicionarnos frente a la realidad. Te invitamos a conocernos y a comenzar a participar de nuestras reuniones y actividades.
 
APOYEMOS A LAS COMUNIDADES LOCALES QUE LUCHAN EN DEFENSA DEL AMBIENTE CONTRA LOS INCENDIOS Y EL AGRONEGOCIO.

EL AGUA VALE MÁS QUE EL ORO. FRENEMOS EL AVANCE DE LA MEGAMINERÍA.

TIERRA PARA VIVIR.

JUSTICIA POR FACUNDO CASTRO.

MÁS HUMANOS, MÁS SOLIDARIOS, MEJORES EN Y CON LA NATURALEZA.
 
Nos concentramos en el Obelisco a las 17hs para marchar a Plaza de Mayo


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las "razas" no existen. Somos una común humanidad diferente (Es/Fr)

Unirse en la solidaridad antirracista

Carta de agradecimiento a nuestras/os amigas/os