Dilemas sobre la libertad

En la adolescencia, un anhelo de libertad casi irrefrenable se apodera de nosotros y buscamos a tientas puntos de referencia. Lamentablemente, hoy en día esa libertad debe buscarse en un contexto minado por la cultura de la cancelación, el moralismo y la hipocresía.

Nosotras/os damos vida a un grupo de jóvenes especialmente comprometidos en la construcción de ámbitos basados en una libertad positiva. Sin ir más lejos, nuestro manifiesto se titula "Elegir la libertad contra las violencias y las discriminaciones". Además, hemos elegido llamarnos Corriente de jóvenes Espartaco en honor al esclavo tracio que lideró una rebelión contra la esclavitud para liberarse del yugo opresor del Imperio romano. Pensamos que la libertad es un valor fundamental que se puede nutrir del debate de ideas y de la práctica de la solidaridad directa con los que más sufren. Liberar nuestra mejor humanidad con y para otras/os es nuestra mejor motivación para conocer y apoyar a los jóvenes que reaccionan contra la inmundicia del bullying, a las mujeres que luchan por su libertad, para sostener a los inmigrantes, a los trabajadores desocupados y/o precarizados así como la lucha por el cuidado del medio ambiente.

Como demuestran continuamente los políticos, ellos no pueden abrir un debate sincero sobre los valores porque se saben incapaces de llevarlos a la práctica y sostener una coherencia en el tiempo. Pensemos en la libertad de expresión y de circulación: ¿qué garantía podrían ofrecer al respecto populistas y republicanos si están a la cabeza manoduristas como Berni y Patricia Bullrich?

Es evidente que la pandemia ha replanteado al pregunta por la libertad. La amenaza del virus y la auténtica necesidad de cuidarnos fue aprovechada por los poderosos para mantenernos encerrados en nuestras casas con la infección de las pantallas que distorsionan nuestra sociabilidad y nos dan la falsa idea de compañía mientras que estamos cada vez más solos. ¿Se puede buscar la libertad si no es con los otros, gracias a los otros y por los otros? Lamentablemente, muchos piensan que sí y entonces no es de extrañarse que broten discursos pro-libertad y antiestatales de contenido retrógrado y de derecha.

Es así que la engañosa idea de libertad que sostienen Milei y sus secuaces se basa en la defensa de las leyes salvajes del mercado, con las que siempre pierden los últimos y se enriquece solo una minoría. Como de costumbre, estos personajes utilizan las redes sociales para propagar esta infección ideológica, un instrumento de desinformación y de sujeción a la incultura del anonimato y la violencia dominante. Milei trabajó para el genocida Bussi y hoy trabaja para el burgués Eurnekián, dueño de Aeropuertos Argentina 2000; piensa que las mujeres se gastan el dinero en botas y carteras y niega el calentamiento global porque, para que funcione su discurso del capitalismo, debe crecer libremente a la par de los negocios multimillonarios que producen el desastre climático.

Volviendo al inicio, creemos que, en épocas de profunda disgregación social como la que vivimos, el deseo de libertad que es característico de los jóvenes puede ser orientado de acuerdo con los criterios bélicos, patriarcales y patronales que nos oprimen como hacen los jóvenes que apoyan a Milei (en su mayoría varones que expresan resentimiento y odio) o en sentido de auténtica y libre elección, para ser mejores personas junto a los demás.


¿Te interesa debatir estas ideas?

Vení a la próxima reunión abierta el sábado 23 de octubre a las 15hs en Belgrano 553 4° O.

Contacto: 11 6363-8985 (Camila) - somosespartaco2019@gmail.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Elegir radicalizar el cuidado de la vida

ESTE 24 ¡VENÍ CON LA CORRIENTE DE JÓVENES!