Reseña de Reina de Katwe: un acto de amor

Esta película biográfico-dramática trata sobre Phiona Mutesi, una niña proveniente de un barrio humilde de la capital de Uganda, que descubre el juego del ajedrez gracias a un ingeniero bondadoso, coach de fútbol y profesor de ajedrez llamado Robert Katende. Tras unirse al club y escuela de ajedrez barrial que organiza Robert, pensado como espacio lúdico para niñas y niños en condiciones vulnerables, la protagonista comenzará un camino de mejora personal y humana que ampliará su horizonte de posibilidades y el de sus seres queridos.

A pesar de centrarse sobre la carrera de Phiona como ajedrecista, en la película no encontramos una gran profundización sobre este juego. La faceta estratégica y competitiva del ajedrez aparece poco explorada, y hallamos en cambio escenas en las que se destaca la importancia de nunca rendirse (por ejemplo cuando Robert anima a Phiona a continuar jugando después de hacerle jaque y dañar su enroque), y el hecho de que las piezas pueden “transformarse” (como la escena en que una niña del club dice que lo que le gusta del juego es que el “pequeño” peón puede coronar al llegar a la última fila, y convertirse en una “gran” dama).

Uno de los aspectos que nos interesa resaltar de Reina de Katwe son los valores: nos encontramos con personajes cuya búsqueda está atravesada por el cuidado de sí y de las demás personas, por la perseverancia, por la solidaridad, el respeto y la amistad, por el amor materno y, sobre todo, por la dignidad. Un buen ejemplo de esto último sería la historia que narra Robert a dos de los niños de la escuela a propósito de sus comienzos como ajedrecista: cuenta que, siendo un estudiante universitario humilde, les ganó innumerables partidas a sus compañeros más adinerados; con este relato busca convencer a sus alumnos de que todas y todos están igual de capacitados para enfrentarse al juego independientemente de dónde provengan.

También nos lleva a preguntarnos: ¿depende solamente de nuestra imaginación llegar al lugar donde creemos que pertenecemos (como le dice Robert a Phiona)? ¿O más bien lo que sugiere la película es la importancia de los demás en nuestro progreso y superación? Mientras avanza la trama, vemos que para las niñas y los niños que participan de la escuela, esta comienza a ser un espacio de agregación, de amistad, de pertenencia, permitiéndoles apoyarse mutuamente e incluso valorar los logros de los demás como propios.

Finalmente, la película invita a reflexionar sobre el amor materno: en el caso de la madre de Phiona, este puede significar no solo encargarse del sustento material de la familia, sino también reconocer que los hijos son personas únicas, diferentes a ella, y dejar que hagan su propia elección de perseguir sus aspiraciones.

La historia de Phiona además problematiza algunas características de la cultura y la sociedad retratadas: el clasismo y la discriminación (los niñas y niños ricos menosprecian y desdeñan a los alumnos de Robert, como se ve en la escena en que un niño que competirá contra Phiona le da la mano para después limpiarse en la ropa en señal de rechazo), la escasa importancia de la pobreza para la clase política (el funcionario público hace oídos sordos ante los pedidos de Robert para que sus estudiantes participen del torneo),  el tratamiento despectivo hacia las mujeres (un chico del club le dice a otro, mientras juega una partida contra Phiona: “¡Estás dejando que te gane una chica!”) y el determinismo socioeconómico (la madre de la protagonista tiene la creencia de que lo único que les depara el destino, como familia pobre, es ser vendedores ambulantes).

Queremos recomendar esta película porque creemos que logra retratar de manera amena y emotiva una historia verídica e inspiradora que nos estimula a reflexionar acerca de aspectos fundamentales de nuestra existencia, como son los valores, la convivencia y las elecciones de vida. A través de ella, podemos aprender valiosas lecciones sobre la perseverancia, la solidaridad, la dignidad y el cuidado de las otras personas, así como la importancia de nuestros vínculos en el camino hacia nuestros sueños.

La podemos encontrar en el servicio de streaming Disney+, o bien a través de aplicaciones como Stremio.

Tom M y Orne P



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Elegir radicalizar el cuidado de la vida

ESTE 24 ¡VENÍ CON LA CORRIENTE DE JÓVENES!