La nueva Ley Nacional de Juventudes: el insoportable afán de tutelar nuestro “bienestar”

 


Hay algo que se nota hace rato en todas partes: a los jóvenes, la política nos resulta cada vez menos atractiva, más ajena a nuestras vidas, a nuestras aspiraciones íntimas. Después de las últimas PASO, esto volvió a estar sobre la mesa en este país, incluso por un dato preocupante: el hipócrita discurso “antipolítico” del fascistoide Milei convenció a muchísimos jóvenes, sobre todo a varones frustrados y reaccionarios, de los cuales nos distanciamos netamente. 

A quienes nos gobiernan, que no los votemos les resulta insoportable. Desesperado en su intento de cambiar algo mágicamente de acá a noviembre, el Frente de Todos presentó la semana pasada una nueva “Ley Nacional de Juventudes” al Congreso: quieren crear una Secretaría, a la que asignan un presupuesto de 2 a 4 mil millones de pesos, para “promover el desarrollo integral de los jóvenes de 18 a 29 años, asegurar sus derechos y garantías y fomentar su participación activa en el Estado”. A Cambiemos, al que también le está costando captar el “voto joven”, la propuesta le resultó atractiva y la ley tiene media sanción. 

Ya cae poco simpático que a este secretario lo designarían a dedo dos patriarcas como Alberto Fernández y Juan Manzur, pero lo que es más insoportable es el insistente afán de la política de decretar y encorsetar desde arriba lo que sería “bueno” para nosotras/os: entre los puntos de la ley, además de menciones vagas al trabajo y la educación, se habla de fomentar la “no discriminación, la educación sexual, la prevención de consumos problemáticos y la inclusión digital”. ¿Qué lecciones puede darnos sobre esto el Estado, principal promotor de la exclusión y del racismo, de la violencia hacia las mujeres y hacia las/os niñas/os? ¿En qué pueden “educarnos” ellos, responsables históricos de la ignorancia de los de abajo y, a la vez, ellos mismos ignorantes de la humanidad y de sus mejores características? ¿Qué “inclusión” pueden asegurarnos en el reino digital, cuna de la violencia anónima, de la soledad y del cyberbullying, donde anidan, por ejemplo, los “leones” de Milei? 

El Frente de Izquierda, activamente interno a esta lógica estatalista, dice que el proyecto estaría bien si propusiera “alguna medida concreta” o si realmente “hubiera plata” para realizarlo. Es que el FIT, en el fondo comparte con populistas y liberales la convicción de que es desde el Estado que se garantiza nuestra libertad, y por eso su gran crítica a la ley es que no hace frente al “verdadero problema” que tenemos hoy los jóvenes: la precarización laboral en tiempos de crisis. 

Es cierto que el Estado es responsable de la miseria que viven tantos jóvenes en este país (situación que se agravó mucho con la pandemia): vivir libre y dignamente (y no sobrevivir a cuentagotas) es una aspiración humana inalienable que, en la juventud, late con fuerza y a veces hasta con confusión adentro de nosotros. Pero entonces, justamente, interroguémonos un poco más: ¿de qué puede estar hecha una vida mejor? ¿Solo de un buen trabajo y un alquiler accesible? ¿O será que en primer lugar conviene más realizarnos como personalidades junto a las demás personas, educarnos libremente para darle forma a nuestras vocaciones y cooperar con las/os otras/os para alcanzar objetivos comunes? ¿Y no será justamente por su incapacidad de relacionarse con estas aspiraciones humanas que a tantos jóvenes sensibles nos aborrece cada vez más la política? 

Con la Corriente Espartaco, queremos conocer y darnos a conocer entre los jóvenes más reactivos y solidarios, para hacernos juntos estas y otras preguntas, por fuera de los engaños de la política como este, porque creemos que nadie puede quitarnos nuestro protagonismo a la hora de “Elegir la libertad, contra las discriminaciones”, como dice nuestro Manifiesto (que compartimos en esta página). Somos un grupo de jóvenes especialmente interesados en la construcción de relaciones y ámbitos independientes y alternativos que se nutran de una búsqueda de libertad positiva y expansiva. Por eso, en el próximo número de este periódico, publicaremos una serie de entrevistas a distintas/os jóvenes sobre cómo piensan (y pensamos) la libertad. Si te interesa esta perspectiva, te invitamos a debatirla nuestra próxima reunión abierta.

Gustavo Pfeifer

¿Te interesa debatir estas ideas?

Vení a la próxima reunión abierta el sábado 20 de noviembre a las 15hs (lugar a confirmar).

Contacto: 11 6363-8985 (Camila) - somosespartaco2019@gmail.com




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Elegir radicalizar el cuidado de la vida

ESTE 24 ¡VENÍ CON LA CORRIENTE DE JÓVENES!