Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2021

Ataque a un joven en Mar del Plata: en este contexto violento, ¿quiénes queremos ser como jóvenes?

Imagen
En los últimos meses, frente al aumento de la violencia institucional hacia los jóvenes, desde Espartaco venimos proponiendo que defender la vida depende de nosotras/os mismas/os. Nos entristece y alarma enterarnos de que el fin de semana pasado la violencia fue reproducida por los mismos jóvenes. En esta ocasión, una patota de varones, a la salida de un boliche, agredió gravemente a Rodrigo, uno entre tantos otros jóvenes que salen a bailar y terminan sufriendo ataques de todo tipo. Nos encontramos en un contexto complejo, en el que la violencia se extiende indiscriminadamente, reina la prepotencia y la indiferencia, y los ámbitos de fiesta no son ajenos a esto. Son los dueños de los boliches, los patovicas y la policía los que lucran a costa de nuestra  “diversión” y “seguridad”. La policía, que se muestra como garante de la seguridad, es la primera en hacer de la calle un lugar más hostil y peligroso. Recordemos el reciente caso de gatillo fácil en la puerta de un boliche en Isidro

Frente a la represión policial: Defender la vida depende de nosotros

Imagen
Los abusos policiales y la criminalización de los jóvenes no son una novedad. Este fin de año cierra lamentablemente con una muerte más (la de Lucas González) en manos de la maldita policía y un ataque brutal a un grupo de chicos que participaban de una fiesta en Escobar. Las detenciones arbitrarias, las agresiones y discriminaciones dentro de las comisarías, las balas de goma contra personas indefensas, los asesinatos, la corrupción y las coimas son la moneda corriente del accionar policial. Así lo demuestra un informe del Ministerio Público de Defensa según el cual hay 3 casos de brutalidad policial por día que, en su mayoría ocurren en los barrios porteños más pobres. Es importante decirlo bien claro: las fuerzas represivas son las principales responsables de la violencia y la criminalidad.  A esto se le suma un giro a la derecha de la sociedad que es inquietante, como se demostró en los resultados de las últimas elecciones. El saldo que dejaron fue el recrudecimiento de la violenci

Democracia criminal: ¡basta de matarnos!

Imagen
Basta. Está claro: lo que “se escapa accidentalmente” en cada caso de gatillo fácil es que para la democracia, populista o liberal, la vida de las/os jóvenes no vale nada. Van a la Plaza de Mayo a hablar de “derechos humanos” mientras su policía nos mata en Miramar, como pasó el viernes con Luciano. Dicen que la violencia institucional “es cosa del pasado” mientras nos persiguen, nos atropellan y nos matan como a Agustín, de 15 años, en General Rodríguez. Proyectan una Secretaría de la Juventud para “fomentar el desarrollo integral de los jóvenes”, cuando lo único que hacen es hostigarnos, discriminarnos y criminalizarnos constantemente y solo expresan odio antijuvenil, racismo y afán de disciplinamiento. ¡Y encima nos reprimen cuando salimos a las calles a pedir que ya “¡dejen de matarnos!”! En este panorama, ¿les sorprende que nos asustemos cuando la policía nos quiere parar, revisar o detener? Si sabemos el riesgo que corremos y que, llegado el caso, ni los medios mentirosos ni la j