"Si te sirve de algo..."

La sensibilidad y la empatía muchas veces sacuden a la juventud. Otras, aunque los acontecimientos nos impacten, los sentimos tan enormes, complejos y lejanos que quizás no sabemos cómo relacionarnos con ellos, cómo posicionarnos, o de qué serviría hacerlo.

En el contexto bélico del mundo de hoy, ¿cómo alzar la mirada y reaccionar por la paz? ¿Cómo cultivar un sentido de la humanidad que escape del análisis frío y distante al que nos instruyen las escuelas y de la tormenta emotiva que se difunde en los celulares, que no ayudan a responsabilizarnos en solidaridad con los que sufren?

Saber que antes de nosotros hubo muchos jóvenes que buscaron una vida mejor y distinta de la "normal" puede ser un estímulo fecundo. Conocer sus historias puede ser motivo de identificación, de inspiración. ¿Se harían preguntas parecidas a las nuestras?

A veces escucho los ecos de sus voces en canciones, películas o libros. Como la de los muchachos de la banda Buffalo Springfield que, desde los años 60, nos invitan a salir de la indiferencia con su clásico "For What It's Worth" ("Si te sirve de algo"): "Hay batallas en curso / Y nadie tiene razón si todos están equivocados / Los jóvenes que expresan lo que piensan / Reciben resistencia desde atrás / Me parece que hay que parar / Niños, ¿qué es ese sonido? / Todos miren lo que está pasando".

Hay tantos ejemplos (seguramente menos famosos que los estribillos de John Lennon) por descubrir: otro músico de la época, Pete Seeger, ironiza sobre cómo la instrucción escolar normaliza la guerra con acidez aguda en la canción "What Did You Learn In School Today?" ("¿Qué aprendiste hoy en la escuela?"): "Aprendí que los policías son mis amigos (...) / Aprendí que las guerras no son tan malas / (...) y que un día quizás llegue mi turno de luchar / y eso es lo que aprendí hoy en la escuela".

Mientras leía un libro increíble sobre el rock escrito por un inspirador de la Corriente Humanista Socialista*, me fui haciendo la idea de que en esas décadas, para muchas y muchos jóvenes, la sensibilidad y la solidaridad con las gentes del mundo se buscaba vivir como parte del propio amor por la vida y de la propia búsqueda de felicidad y realización (también artística). Claro que de manera caótica y contradictoria, pero con mucha valentía y creatividad. Algo que los unió de manera especial fue la lucha por la paz, y por esa razón este anhelo humano aparece en tantas de sus expresiones culturales.

¿Podemos buscar inspirarnos en sus mejores búsquedas y, si nos animamos, también ir más allá? Hoy en día, si alguien nos pregunta "si le sirve de algo" reaccionar por la paz en Ucrania, ¿qué le respondemos?

Gustavo Pfeifer

* Rock suona bene: una dilagante simpatia per l'umanità contro la resegnazione (Rock suena bien: una rampante simpatía por la humanidad contra la resignación", nda) de Tomasso Mariotti, Prospettiva Edizioni, 2019.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Reseña de Reina de Katwe: un acto de amor

Dilemas sobre la libertad

Ataque a un joven en Mar del Plata: en este contexto violento, ¿quiénes queremos ser como jóvenes?